sábado, 22 de octubre de 2016

Defensa agota su opaco modelo de financiación

Gran parte de los analistas están de acuerdo en que el gasto militar en Defensa equivale al 1,25% del PIB.
Gran parte de los analistas están de acuerdo en que el gasto militar en Defensa equivale al 1,25% del PIB. 
 Flickr 
Cerrada con llave la caja sin fin. El Tribunal Constitucional anuló en julio la tradicional vía de crédito extraordinario por la que el Ministerio cubre las anualidades de los 30.000 millones de euros comprometidos en programas de armamento hasta 2030, una fórmula financiera que contribuía a falsear a la baja la partida del gasto militar en los Presupuestos Generales del Estado.

La olla a presión de Defensa va a estallar de tanto meterle la cuchara. La industria española del armamento dejará de ingresar en 2016 y 2017 los 3.094 millones correspondientes a las anualidades de los Programas Especiales de Armamento (PEA), según las cifras que el Ministerio ha facilitado a bez.es. Cuando las cuentas las proporcionan la oposición y las organizaciones no gubernamentales, la suma casi se duplica y roza los 5.000 millones de euros. 

Hay quien dice que colapsa
Del total de 21.000 millones de euros que restan por abonar a la industria hasta el fin de los programas en 2030, Defensa excusa 16.000 millones que, dice, “responden a los préstamos que el Ministerio de Industria concede a las empresas y que serán ingresados en el Tesoro”, no en la cuenta del Ministerio. De acuerdo a sus cálculos, “las necesidades netas de financiación de los PEA se estiman entonces en, solo, unos 5.000 millones de euros en los 14 años próximos”.

La decisión del Gobierno en funciones de prorrogar las cuentas de 2016 un ejercicio más por las dificultades de echar a andar otra legislatura la sentencia del Tribunal Constitucional de julio pasado que anula los créditos extraordinarios para pagar la factura anual de los PEA dejan a las empresas armamentísticas españolas sin combustible público. 

El Constitucional da así la puntilla a un modelo de financiación calificado de irregular y destapa el verdadero gasto militar, que en realidad representa el 1,6% del PIB frente al 0,6% del que presume el Gobierno, aunque siempre por debajo del 2% que sugiere la OTAN, y muy por debajo del 2,7% que calcula el colectivo Utopía Contagiosa cuando incluye los gastos militares que se cuelan en los presupuestos de otros Ministerios.

Defensa prevé cada septiembre un gasto militar de unos 6.000 millones de euros, el 0,6% del PIB, del que se queja plañidero el Ministerio. Pero el Libro Amarillo de los Presupuestos Generales, la liquidación de lo ejecutado, arroja un gasto de 9.000 millones de euros anualesEntre una y otra cifra, ambas reconocidas por el Gobierno, caminan de puntillas trucos contables, créditos extraordinarios y derivaciones a otros Ministerios. 

¿Cuánto gasta España en Defensa? 

No es fácil saberlo, en realidad no se conoce con la suficiente precisión, porque:
* Defensa dice en septiembre de cada año que su presupuesto es de sólo el 0,6 % del PIB, unos 6.000 millones de euros.
* Sin embargo, la liquidación de los presupuestos ejecutados (Libro Amarillo) afirma que esa cifra llega a los 9.000 millones de euros anuales.
* La Agencia Europea de Defensa, en sus estadísticas oficiales realizadas con datos nacionales de presupuesto ejecutado, afirma que son unos 10.500 millones de euros.
* OTAN, que incluye las pensiones a militares como gasto de Defensa (metodología estadounidense) pero no el presupuesto ejecutado sino el inicial, concluye que son unos 10.000 millones de euros (11.500 millones de dólares).

Gran parte de los analistas empiezan a estar de acuerdo en que el gasto de Defensa es el siguiente:
- Presupuesto inicial: 6.000 millones de euros.
- Modificaciones presupuestarias a lo largo del año fiscal: 3.000 millones de euros (pago de las misiones en el extranjero y compromisos de pago en los PEA).
- Subtotal presupuestado ejecutado: 9.000 millones de euros (0,9 % PIB).
- Gasto en partidas de Defensa a cargo del Ministerio de Industria(y que se justifican como I+D+i … de manera dudosa según algunos expertos):  500 millones de euros.
- Pago de pensiones a militares (y así homogeneizar la definición de gasto de Defensa, pues OTAN incluye esta partida): 3.000 millones de euros.

Presupuesto total ejecutado según OTAN: 12.500 millones de euros (1,25% del PIB).

Además de la tradicional redistribución entre otros Ministerios y Casa Real y de las partidas infravaloradas deliberadamentehace años que al presupuesto inicial de Defensa le faltan por incorporar dos capítulos fundamentales: el gasto en que se va incurrir para el mantenimiento de la paz, del orden de 700 millones anuales, y los PEA, siempre alrededor de los 1.000 millones al año. 
La Administración de Morenés ha obtenido 4.390 millones gracias a créditos extraordinarios
Defensa se ha venido sirviendo de estos créditos cargados a deuda pública vía Real Decreto en los últimos añosde modo que solicitó 1.782,7 millones en 2012; 877,3 millones en 2013, 883,6 millones en 2014 y, finalmente, otros 846,4 millones el pasado año. En total, la Administración de Morenés ha obtenido 4.390 millones a través de este procedimiento, que solo se debe utilizar para casos de extrema urgencia, “un mecanismo tramposo que permitía aprobar un presupuesto hasta un 30% inferior al gasto final y consolidado”, agrega Pere Ortega, investigador principal del Centre Delàs de Estudios para la Paz y autor del informe Fraude e improvisación en el gasto militar

Los PEA, unos programas iniciados por el PP a su llegada al Gobierno en 1996, son 19 grandes contratos de compra de armamento vigentes hasta 2030 por valor de entre 30.000 y 37.000 millones de euros, “según quién haga las cuentas” y matiza con ironía el investigador del Centre Delàs. De acuerdo la última reprogramación de pagos, Defensa deberá abonar un total de 21.360 millones desde 2016 hasta 2030. 

Asumido el problema, el Ministerio contempla varios escenarios: de la mora al pago fraccionado, incluido un incremento del 33% en las previsiones presupuestarias de 2018.

Pero la gran pesadilla de Defensa es cómo devolver los 15.000 millones de euros prestados a los fabricantes de armas desde Industria. Las empresas cuentan que cuando entregan las armas les descuentan los créditos concedidos, pero en cambio Defensa no reintegra el préstamo al Tesoro. “Un lío contable”, resume Pere Ortega, “que no saben cómo resolver, pues si se condona la deuda pasará a formar parte del déficit público, que es tanto como incumplir el límite del 2,8% marcado por la Comisión Europea para España”. 

La  segunda partida que amaga el gasto real en Defensa es la destinada a las misiones militares en el exterior pues, a sabiendas que esas intervenciones ocasionan un gasto que ronda los 700 millones, se presupuestan en solo 14,3 millones. Después, durante el ejercicio y para cubrir las necesidades reales, se les traspasan nuevos recursos vía Fondo de Contingencia.

Gasto militar español: 2,71% del PIB 

 
De acuerdo al último informe sobre gasto militar en España del colectivo Utopía Contagiosa, los PGE no incluyen los siguientes gastos militares derivados a diversos Ministerios:

* Presidencia: 241 millones de euros destinados al CNI. Interior:  2.658 millones de la Guardia Civil, suministros de carácter militar de la policía…
* Exteriores:  201 millones de euros de aportación a la OTAN, OSCE, UEO, transportes del Ministerio de Defensa cargados a Exteriores, operaciones de mantenimiento de la Paz de la ONU...
*Fomento:  0,64 millones de euros en convenios con Aviación Civil y Coordinación Civil-Militar de Seguridad Aérea.
*Industria:  500 millones por apoyo a la innovación tecnológica del sector de la Defensa, satélites de uso militar...
* Empleo:  0, 50 millones de euros para el buque medicalizado Esperanza del Mar en apoyo a las actuaciones militares en Mali.
*Agricultura y Medio Ambiente: 40 millones de euros  para barcos de apoyo militar al Índico (operación Atalanta), convenio para uso de la Aemet para fines militares...
*Hacienda:  39 millones de euros para gastos plurianuales del Ministerio de Defensa e Interior...
* Sanidad:  0,3 millones de euros para productos uso y consumo uniformidad femenina.
* Economía:  102 millones de euros para la Red de Seguridad Biomédica, transferencias del CSIC al INTA, entre otros.
* Educación:  0,02 millones de euros para subvenciones a organismos militaristas.

No se incluyen los datos de otras partidas presupuestarias como: 
- 14 millones de euros para los centros universitarios de la Defensa, 3.477 millones de euros para las clases pasivas militares (pensiones prestaciones a funcionarios y familiares, pensiones de guerra).
- 1.735 millones de euros para los Organismos Autónomos Militares (INVIED, ISFAS, INTA).
- 1,05 millones de la Casa del Rey.
- 0,55 millones de euros de las Cortes Generales para viajes relacionados con política de Defensa y para la Contribución a la Asamblea Parlamentaria de la OTAN.
- Tampoco se cuentan los 16.127 millones de euros producidos por la deuda militar.

Una mentira histórica
Los Presupuestos Generales plantean un gasto militar inicial muy inferior a aquel que termina por cerrar el ejercicio. Son una mentira histórica, advierte el expresidente del Parlamento Europeo (2004-2007) Josep Borrell al teléfono; “un concepto falso”, constata Constantino Méndez, exsecretario de Estado Defensa (2008-2011), por el mismo canal. 

Como pronosticó Constantino Méndez en el colofón de su mandato, el gasto militar ha terminado por dispararse en 2016. Hace cinco años, las obligaciones con la industria se resolvieron a cero a cuenta de la situación que atravesaba el país en una coyuntura de alforjas vacías. El impago derivó en una mora y anualidades cada vez más gruesas.

Lo que importa es cobrar
Desde el inicio de la crisis en 2008, Defensa ha hecho pasar estos gastos por extraordinarios pero, ahora que el Constitucional ha dicho “basta”, el modelo toca a muerto. El Alto tribunal aconseja incluir los créditos correspondientes en los Presupuestos o, en su defecto, en leyes de crédito extraordinario, tramitadas por el procedimiento ordinario o el de urgencia y restringe a los estrictos términos constitucionales el uso de la figura del Real Decreto-Ley. Difícil de aceptar por un Parlamento sin mayorías y ante una coyuntura de déficit excesivo. Pero a la industria no le importa cómo, lo que quiere es cobrar. 
Airbus reconoce que el fin del modelo de financiación de Defensa “genera incertidumbre”
Las empresas prefieren no ofrecer declaraciones y quien lo hace, Airbus, reconoce que el fin del modelo de financiación de Defensa “genera incertidumbre”. Para la industria española, “el cobro exacto y puntual de las obligaciones nacidas de los contratos firmados con el Estado es imprescindible”, dice la compañía, y “no atender estos compromisos de pago llevaría al colapso financiero de toda la cadena de suministro”, responde en conversación con bez.es.

También el Tribunal de Cuentas ha vuelto a enmendar la plana al MinisterioEn un último informe de julio pasado, tachó de irregular, inadecuado e insuficientemente justificado el recurso a los créditos extraordinarios: “La financiación a través de créditos extraordinarios se ha convertido en una situación presupuestaria estructural en defecto de una presupuestación realista ajustada a los compromisos conocidos por el Gobierno”. Cristalino, blanco y en botella y verde y con asas. Al supervisor fiscal le preocupan en especial los 3.300 millones de euros de sobrecostes totales que han sumado los principales programas de armamento (el caza EF-200, el avión A400M, el helicóptero NH-90, el buque BAM, el helicóptero Tigre y el carro Leopardo). 

Composición del gasto
El problema económico del Ministerio de Morenés no tiene tanto que ver con el volumen de gasto sino con su composición: tenemos más gasto del que decimos pero, quizá, menos del que necesitamos”, concluye Josep Borrell. 

Esta mala distribución, con una sospechosa querencia a la adquisición de armamento, ha limado a las Fuerzas Armadas, que llevan años perdiendo capacidad operativa, según reconoció Javier García Sánchez, jefe del Estado Mayor de la Defensa, ante la Comisión de Presupuestos del Congreso en agosto de 2015. Los Presupuestos 2016, que dijo eran “exigentes pero mantienen las capacidades básicas”, traían importantes rebajas para los tres Ejércitos: seis millones menos para el Ejército del Aire, 3,5 millones de euros menos en adiestramiento y formación para Tierra y el mismo descuento para la Armada. 

¿Cómo puede si el gasto en Defensa es mayor de lo que reconoce el Ministerio? “Porque se dedican muchos recursos a gasto improductivo, en gran parte a los PEA”, insiste Josep Borrell. "¿Para qué tantos carros Leopardo?”, critica. “Convengamos, es muy difícil que vayamos a enfrentar batalla campal en los campos de Lyon contra no sé qué extraño enemigo”, resuelve irónico Constantino Méndez. “¿Cuántos carros son necesarios para que el Ejército no pierda el ritmo de entrenamiento?”. 
El gasto del Ministerio de Defensa, además de opaco es ineficiente
El gasto del Ministerio de Defensa, además de opaco es ineficiente. “Hemos empleado mal nuestro dinero”, concluye tajante el exsecretario de Estado. “Compramos el A400, el avión de transporte de los grandes países europeos”, pone por ejemplo. “En su día se acertó”, relata. “Luego se inventariaron 14 y exportaron 13, lo que viene a decir que 14 era suficiente”, dice. “Adquirimos lo que necesitamos, sí”, admite, “pero en número exagerado”, puntualiza.

“El despilfarro de los PEA, su sobredimensionamiento, sus sobrecostes y la pésima renegociación con la industria son la causa del colapso financiero del Ministerio de Defensa”. Con esta convicción se expresó Irene Lozano, entonces diputada de UPYD, en el informe Los Programas Especiales de Armamento: fraude, despilfarro y utilidad

Aquel trabajo levantó ampollas en 2014, pero su fuente estaba fechada tres años antes. Constantino Méndez ya denunció en 2011 lo surrealista de los presupuestos de Defensa. De insostenible e inadecuado calificó, entonces, este modelo de financiación que aquel año obligó a reprogramar los PEA por primera vez.

Defensa trabaja en una nueva reprogramación y pretende agotar las fórmulas previstas en la legislación presupuestaria
El Ministerio trabaja ahora en una nueva reestructuración de pagos, la segunda, y encontrar una fórmula que permita a las empresas cancelar sus deudas por los anticipos otorgados. Pero para poner negro sobre blanco todavía hay que esperar a 2018.

Cuatro empresas españolas, entre las que controlan el negocio de la seguridad en las fronteras


 German Tools 
Indra, Mora Salazar, GMV y Atos componen la cabeza nacional de la seguridad fronteriza en la Unión Europea, un sector en pleno auge por el robustecimiento del proyecto 'smart borders', fronteras inteligentes, de la Unión Europea al calor de la lucha contra la inmigración irregular, la crisis de refugiados, el terrorismo yihadista y, sobre todo, del poderoso lobby de la industria de seguridad y defensa en Europa. 

El mercado de la seguridad fronteriza atraviesa una época de bonanza. En 2015, hizo circular 15.000 millones de euros en territorio comunitario, una cantidad que doblará hasta los 29.000 millones en 2022.

A juicio de las organizaciones pacifistas y de derechos humanos, la UE militariza sus fronteras en respuesta a la inmigración irregular y la amenaza del terrorismo yihadista, pero también para contener la crisis de refugiados y corresponder a las presiones del poderoso lobby de la industria de seguridad y defensa. Jordi Calvo, coordinador del Centre Delàs de Estudios por la Paz, les pone voz desde Hiroshima (Japón), donde acaba de participar en la Conferencia contra armas nucleares, y atribuye la militarización de los pasos europeos a “un logro de las empresas de seguridad y defensa que accederán a enormes presupuestos en los próximos años”

Hablan las cifras. Desde 2011, Frontex tiene presupuesto y capacidad para adquirir sus propios equipamientos, lo que le ha dado alas a la hora de contratar a empresas privadas. Los fondos destinados a la agencia se han incrementado un 67,3% en un solo año, de los 142,6 millones de euros con los que contó en 2015 a los 238,7 millones presupuestados para 2016. La inyección es aún más significativa, un 6.388%, si lo comparamos con los 6,3 millones con que arrancó en 2005. En total: 4.500 millones hasta 2020. Con la puesta en funcionamiento de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, que asumirá sus funciones en otoño, este paquete aumentará hasta los 281 millones de euros en 2017, 298 millones en 2018, 310 millones en 2019 y 322 millones en 2020. “El nuevo organismo podrá obligar a los Estados miembros a reforzar sus pasos limítrofes, lo que con toda probabilidad supondrá un gasto extra”, detalla Mark Akkerman, autor del informe Guerras de fronteras, elaborado por la ONG holandesa Stop Wapen Handel en colaboración con el Transnational Institute.  

España: 484,4 millones de euros
España recibe la más alta financiación de la UE en materia de defensa y seguridad, hasta 484,4 millones de euros, seguido de Rumanía (421,9), Italia (406,5)  y Grecia (374,6)Casi 500 millones repartidos con destino a la protección de las fronteras exteriores (289,4 millones) e interiores (195,4), en datos de la Comisión Europea.

“Pionero en la puesta en marcha de un sistema de vigilancia de fronteras, el SIVE patentado por Indra, España es ejemplo para el resto de Estados miembros”, reconoce al teléfono Maria Gabrielsen, investigadora del Peace Research Institute Oslo. A su juicio, la crisis de refugiados es la excusa perfecta para el fortalecimiento de Frontex bajo la batuta de la industria armamentística. “Los políticos”, dice, “tienen que demostrar a su ciudadanía que hacen lo suficiente para controlar la inmigración y el terrorismo, anteponen las necesidades de la industria a las de los seres humanos”. 

Según los datos hechos públicos por Amnistía Internacional en su informe El coste humano de la fortaleza Europa, durante el período 2007-2013, España destinó 290 millones de euros al control de las fronteras exteriores, cantidad superior a las de Italia (250) y Grecia (207). “Una cifra que contrasta con lo que aporta al Fondo para los Refugiados, que se quedó en nueve millones de euros”, compara crítica la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) en su último informe.

Hay que preguntarse por el porqué de aumentar las inversiones, ya que uno de sus resultados ha sido el desplazamiento de las rutas hasta las costas de Libia
Ruben Andersson
Universidad de Oxford
“Hay que preguntarse por el porqué de aumentar las inversiones, ya que uno de sus resultados principales ha sido el desplazamiento de las rutas hasta las costas de Libia, rutas mucho más peligrosas, con muchas más muertes y con ganancias más grandes para los pasadores”, objeta Ruben Andersson,profesor de la Universidad de Oxford y autor de Illegality, Inc (UCP, 2014), sobre la lucha contra la inmigración irregular en costas y fronteras de España.

Indra, el gigante tecnológico
En España existe una próspera industria de armamento y de defensa liderada por Indra y seguida por otras tecnológicas. “Todas ellas han sacado gran tajada del presupuesto de Fronteras”, incide crítico Mark Akkerman, de Stop Wapen Handel. 

Indra es una de las grandes beneficiarias de las licitaciones de Frontex. La multinacional facturó en 2015 540 millones de euros relacionados con la defensa, el 19% de sus ingresos totales. A la cabeza de una unión temporal de empresas, en 2015 se hizo con el contrato marco para desarrollar el equipo técnico en los vuelos de vigilancia por valor de 10 millones de euros. En abril del mismo año, ganó un nuevo contrato para la mejora de las comunicaciones por satélite, como parte del programa Copérnico, por 48.179 euros. 

La empresa española ha gastado cerca de un millón y medio de euros en intentar influir en las políticas de defensa de las fronteras europeas, según el Registro de Transparencia de los grupos de presión de la UE, en datos recogidos por Stop Wapen Handel. “Indra no sólo ha vendido sistemas de seguridad en las fronteras de España, sino que también tiene Rumanía y Portugal como clientes importantes en este campo”, agrega Mark Akkerman.
La compañía presidida por Fernando Abril-Martorell es una de las frecuentes agraciadas por los proyectos de I+D de la UE. Desde 2002, ha recibido más de ocho millones de euros en los siete programas en que ha participado. “Las empresas han contribuido a formular prioridades para investigación y desarrollo en el campo de la seguridad, incluyendo la seguridad fronteriza, y las fronteras europeas han constituido un gran laboratorio para nuevas tecnologías e inversiones”, señala Ruben Andersson. 

Isdefe
La estatal Isdefe también superó los ocho millones de euros en financiación en seis proyectos europeos. La empresa del Ministerio de Defensa recibió en 2012 75.000 euros para el estudio del potencial uso del dron Male Uav en vigilancia de fronteras y 134.400 euros en 2014 para el desarrollo de tecnología especializada.

La compañía tiene presencia en Arabia Saudí, a cuya Corporación de Industrias Militares (MIC) presta servicio. El país petrolero es el segundo receptor de armas de la UE, cuyas licencias de venta con destino a la península arábiga van en aumento“Grupos comerciales antiarmas han estado presionando por que se imponga un embargo a Arabia Saudí, citando declaraciones de la ONU sobre los crímenes de guerra perpetrados por la coalición liderada por dicho país en la guerra de Yemen”, informa Mark Akkerman de Stop Wapen Handel. La última actuación de la coalición militar que dirige Arabia Saudí causó al menos siete muertos y 13 heridos en un bombardeo contra un hospital de campaña apoyado por la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF), en el mediodía del lunes 15, informa Europa Press.

GMV Aerospace and Defenseotra de las grandes beneficiarias españolas, fue adjudicataria en 2012 de un contrato de dos millones de euros para el desarrollo y mantenimiento de Eurosur, el sistema europeo de vigilancia de fronteras. En 2014 se hizo con el mantenimiento de esa misma red por más de un millón de euros y entre 2011 y 2012 proporcionó sistemas de vigilancia por valor de casi un millón y medio de euros. Un año después y en el mismo marco, obtuvo contratos por casi 12 millones de euros. Y en 2015 ganó el mantenimiento de la red por algo más de dos millones, más 243.000 euros para el desarrollo del nuevo software, enumeran Yago Álvarez y Genoveva López en una investigación para el blog de economía crítica El salmón contra corriente.

La división española de la tecnológica francesa Atos también figura en este listado. La empresa fue la encargada de diseñar y poner en marcha el sistema de posicionamiento de Frontex, un modelo único, automatizado e integrado para seguir activos desplegados en operaciones conjuntas, que le repercutió 578.378 euros.

El filón de la frontera sur
Al menos 131 personas perdieron la vida al intentar acceder a Europa a través de España en en 2015, según datos de la APDHA. Las cifras se quedan cortas. La Organización Internacional de las Migraciones sugiere que muchos más migrantes mueren por el propio control en las fronteras que a causa del mar. “De ahí que a los gobiernos no le interese investigar sobre estos temas, ni cuantificar el número de personas que pierden la vida año tras año intentando saltar los muros de la fortaleza europea”, explica la organización andaluza. 

En Melilla, donde domina una doble alambrada de seis metros de altura y 12 kilómetros de largo, cortante en sus extremos, retráctil en su parte final y uno de los 14 muros del mundo, la crisis de refugiados ha duplicado el número de entradas en 2014. De acuerdo a los datos de la APDHA, se han producido casi 20.000 intentos de salto a la valla: más de 2.400 subsaharianos y no menos de 2.400 sirios lo consiguieron,  “pese a la espectacularidad y el drama de la valla”.


Avezado documentalista, José Palazón, director de la ONG Prodein, fue galardonado en 2014 con el Premio de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña por su famosa fotografía Paisajes de desolación. La imagen muestra a un grupo de inmigrantes que intenta el salto a la valla por la zona colindante al campo de golf de Melilla.

Paisajes de desolación / José Palazón, Prodein 

Alambradas, radares térmicos, sensores de movimientos, helicópteros, infrarrojos… Entre la Jefatura de la Guardia Civil y la Subdirección General de Gestión Económica y Patrimonial repartieron 6.340.0000 euros contratos para la adquisición de material. El grueso fue a parar a los astilleros Godan y Auxiliar Naval del Principado para la construcción de buques, pero también se compró a Prosescan un equipo de detección de latidos para la Guardia Civil de Granada por 72.500 euros y cámaras térmicas portátiles para Algeciras, Almería y Granada por más de 50.000 euros a Saborit, en datos recogidos por Yago Álvarez y Genoveva López.

Entre 2007 y 2015, el Gobierno español gastó en control fronterizo más de 155 millones de euros, que repartió en contratos a empresas en su mayoría privadas
Entre 2007 y 2015, el Gobierno español gastó en control fronterizo más de 155 millones de euros, que repartió en contratos a empresas en su mayoría privadas, según denuncian Yago Álvarez y Genoveva López. En el mismo periodo, Indra se llevó contratos por valor de más de 34 millones en gran medida por la instalación y mantenimiento del Sistema Integrado de Vigilancia (SIVE) para la localización de pateras y sus tripulantes. La tecnológica y la consultora Amper obtuvieron en 2012 otros contratos de más de 13 millones.

Pero la empresa que más ha ganado en el mercado español de la defensa de fronteras, de acuerdo a la investigación de Yago Álvarez y Genoveva López, es Airbus. Entre Eurocopter España (helicópteros) y EADS Construcciones Aeronáuticas (Airbus Military) facturó 252 millones de euros entre 2009 y 2012, 186 millones por la venta y mantenimiento de 23 helicópteros para el control fronterizo. Solo en 2012 vendió dos aviones a la Guardia Civil por 50 millones y hasta 2012 ingresó en mantenimiento y equipamiento de tierra y un millón más. La compañía acaba de adjudicarse un contrato por valor de 35 millones de euros hasta 2019 por el mantenimiento de los UH72-A Lakota de control fronterizo, de los que ya ha vendido 350 a Estados Unidos para su uso en el límite con México.
Atos también ha hecho su particular agosto en las fronteras españolas. En 2011 y 2012, ingresó 21 millones de euros por implementar y mantener el SIVE. Entre 2014 y 2015, obtuvo casi diez millones de euros, ocho en relación a este sistema de vigilancia y casi dos en otros, como equipamiento para buques. 

La valla que separa Ceuta de Marruecos fue levantada en 2005 por Dragados, cinco millones de euros por la construcción y 13 millones por el mantenimiento y reparación. Desde 2010, Ferrovial se encarga del mantenimiento y reparación. Solo hasta 2014, ingresó ocho millones de euros extras por mejoras en la alambrada.

Las cuchillas de las alambradas fronterizas. /José Palazón, Prodein

Indra ingresa entre 2005 y 2006 casi 21 millones de euros por la construcción e instalación de 7.600 metros de barrera en Melilla. Es la crisis en la que muere un camerunés y en la que el Ministerio de Interior, alegando que la situación de la ciudad es un problema de Estado, responde duplicando la altura de la valla. Los trabajos fueron adjudicados a Necso por 1.134.066 euros. Pero Indra retoma el control y entre 2007 y 2009 cobra 6,3 millones por mantenimiento y reparación. En 2011, estas tareas las realiza ya en colaboración con Sallen. Solo en 2014, Eulen se llevó cinco millones por el mismo trabajo, un año después gana la gestión de la limpieza del puesto fronterizo de Beni-Enzar, en Melilla, por 300.000 euros.
El Gobierno local recorta en atención para crear alarma 
José Palazón
Prodein
José Palazón, defensor de los derechos de los migrantes con 30 años de activismo en Melilla que le han valido el sobrenombre de Quijote melillense, pide además poner el foco en los fondos con destino a las administraciones locales y regionales y controlar su gasto. “El Gobierno local recorta en atención para crear alarma en la Península y demandar mayores ayudas pero no las emplea en asistir a los inmigrantes, y sobre todo a los menores, cada vez más abandonados”, denuncia desde la ciudad autónoma.

Concertinas ‘made in Spain’

M.M.

 
European Security Fencig, del grupo Mora Salazar, que asegura ser la mayor empresa de venta de este tipo de alambre con cuchillas de toda Europa, se adjudicó la instalación de las concertinas en las dos vallas españolas. Sus cuchillas, cuestionadas por distintas ong y por la propia Comisión Europea, han sido colocadas en Hungría, Grecia, Serbia, Macedonia, Polonia, Rumanía, Marruecos, Argelia,  Túnez y Turquía. “Todo un orgullo de la Marca España”, ironiza Mark Akkerman, de Stop Wapen Handel. Las concertinas de Melilla costaron 700.000 euros; las de Ceuta 405.000 euros.

“La utilización de elementos punzantes capaces de herir gravemente, siendo conocedores del drama y desesperación que viven las personas migrantes que pretenden acceder a Europa a través de Ceuta y Melilla es inhumano, irrespetuoso con el derecho internacional humanitario y digno de una dictadura militar”, juzga Jordi Calvo, de Centre Delàs. “Las empresas que fabrican y venden las concertinas son corresponsables de esta inhumanidad, de la falta de respeto por los derechos humanos y la violencia y sufrimiento que  generan”, acusa. “Quiero pensar que hay trabajadores en estas empresas que quisieran negarse a fabricarlas aludiendo a la objeción de conciencia”, confía.
 Fortaleza europea
“Todo indica que la estrategia de gestión de las migraciones basada en la construcción de una Europa fortaleza será la que predomine los próximos años”, se lamenta Jordi Calvo, de Centre Delàs. “Con toda seguridad, los presupuestos destinados a la gestión de las fronteras y a profundizar en las fronteras avanzadas, las llamadas fronteras inteligentes o smart borders, aumentarán considerablemente”, agrega.

“Más inversiones es igual a más caos y miseria en las fronteras, lo que deriva en más pánico y ansiedad en los medios de comunicación, lo que a su vez justifica más inversiones”, relaciona Ruben Andersson, de la Universidad de Oxford. “Tenemos que romper ese círculo vicioso”, alienta, “pero tendrá que ser a largo plazo y  con otra conversación sobre nuestras fracasadas políticas migratorias”. 

Es por todos sabido que las empresas europeas suministran armas a países en los que estallan conflictos
Jordi Calvo
Centre Delàs
“Lo deseable sería que en la UE se tomara en serio su responsabilidad en el hecho de que millones de personas decidan cada año escapar de la guerra o de la miseria”, continúa Jordi Calvo. “Es por todos sabido que las empresas europeas suministran armas a países en los que estallan conflictos o donde se vive en míseras condiciones”, recuerda. “Limitar la realidad migratoria a la gestión de las fronteras es inútil e irresponsable, dice, “las personas seguirán buscando un futuro mejor y la  militarización en la frontera solo aumentará la nómina de muertes por negligencia de la UE”

Críticas con las que coinciden Charles Heller y Lorenzo Pezzani, investigadores de las universidades de Londres y Nueva York y autores del documento  Muerte por rescate. Los efectos letales de las políticas de la UE de no asistencia en el mar, quienes tampoco tienen ningún reparo en acusar a la UE de “homicidio por negligencia”.